Con mucho entusiasmo y devoción el pasado 14 de septiembre llegaron a Medjugorje 35 sacerdotes de diferentes paises de latinoamérica, dispuestos a emprender como dice la Virgen «un camino espiritual profundo». Luego de pasar algunos días en el pueblo de Medjugorje, viviendo el programa de espiritualidad que el santuario ofrece, este 20 de septiembre inician unos ejercicios espirituales dictados por el Padre Jozo Zovko en la isla de Badija en Croacia. Este retiro para sacerdotes cuenta con la particularidad de ser la primera vez que Fray Jozo dirije estos ejercicios para sacerdotes de habla hispana, lo cual nos llena de mucha alegría y nos impulsa a ofrecer nuestras oraciones y sacrificios, para que la Reina de la Paz haga posible que estos «amadisimos hijos suyos» tengan una experiencia única y maravillosa, que traiga consigo frutos abundantes para sus respectivos paises. Esperamos en Dios y la Santísima Virgen María, que este sea el primero de muchos encuentros de este tipo con Fray Jozo Zovko.

sacerdotes peregrinos latinos
Sacerdotes latinoamericanos junto Mons. Aldo Cavalli (cent.)

Pero, ¿Cómo nace esta iniciativa?

Ivette Pacheco de Puerto Rico y Eréndira Vega de México son dos peregrinas que organizaron a los sacerdotes y los llevaron a experimentar las gracias de Medjugorje. Hablando de cómo nació la idea, Ivette dijo: «Durante el encuentro de oración por los laicos del año pasado, en oración en la capilla, el padre Jozo dijo una oración para que Dios enviara sacerdotes a una renovación espiritual solo para ellos, ya que los fieles son tan sedientos y necesitados del derecho a la dirección espiritual» Fray Jozo lo resumía en una frase: ‘Doy mi vida por mis hermanos sacerdotes, aunque tenga que venir a los ejercicios espirituales en silla de ruedas, ¡la daré! ‘

Eréndira nos contó, por qué es importante que vengan los sacerdotes: “Siempre les exigimos mucho a los sacerdotes, pero nunca pensamos que ellos también necesitan tiempo para ellos. Que vengan como peregrinos, no como acompañamiento pastoral de un grupo, y que tengan también tiempo para vivir la peregrinación como personas, como sacerdotes y tener su propio encuentro personal con Cristo y la Virgen”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *