“Queridos hijos, les traigo a mi Hijo Jesús para que llene sus corazones de paz porque Él es la paz. Hijitos, busquen a Jesús en el silencio de su corazón para que renazca. El mundo necesita de Jesús, por eso, hijitos, búsquenlo en la oración porque Él se da diariamente a cada uno de ustedes.”

Hoy, la Virgen vino vestida de fiesta y con el Niño Jesús en brazos. Jesús extendió su mano en señal de bendición, y la Virgen oró sobre nosotros en lengua aramea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *