«Queridos hijos, los invito a la paz. Vivan la paz en su corazón y a su alrededor, para que todos puedan conocer la paz que no proviene de ustedes sino de Dios. Hijitos, hoy es un gran día: ¡regocíjense conmigo! Celebren el Nacimiento de Jesús con mi paz, la paz con la que he venido como Madre de ustedes y Reina de la Paz. Hoy les doy mi bendición especial. Llévenla a toda criatura para que tengan paz. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»