Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de diciembre de 2008

«Queridos hijos, ustedes corren, trabajan y acumulan, pero sin bendición. ¡Ustedes no oran! Hoy los invito a que se detengan ante el pesebre y mediten sobre Jesús, a quien también hoy les doy para que Él los bendiga y los ayude a comprender que sin Él no tienen futuro. Por eso, hijos míos, pongan su vida en manos de Jesús: para que Él los guíe y proteja de todo mal. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de noviembre de 2008

«Queridos hijos, también hoy los invito en este tiempo de gracia, a orar para que el Niño Jesús nazca en su corazón. Que Él, que es la paz misma, a través de ustedes, conceda la paz a todo el mundo. Por eso, hijitos, oren incesantemente por este mundo turbulento y sin esperanza: para que ustedes se conviertan en testigos de paz para todos. ¡Que la esperanza comience a fluir en sus corazones como un río de gracia! ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de octubre de 2008

«Queridos hijos, de manera especial los llamo a todos ustedes, para que oren por mis intenciones: a fin de que por medio de sus oraciones, se detenga el plan de Satanás sobre esta Tierra —que cada día está más lejos de Dios—, y que en lugar de Dios, se pone a sí mismo y destruye todo lo que es hermoso y bueno en el alma de cada uno de ustedes. Por eso hijitos, ármense con la oración y el ayuno para que sean conscientes de cuánto Dios los ama y puedan hacer la voluntad de Dios. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de septiembre de 2008

«Queridos hijos, que su vida sea de nuevo una decisión por la paz. Sean portadores alegres de la paz y no olviden que viven en un tiempo de gracia en el que Dios, a través de mi presencia, les concede grandes gracias. No se cierren, hijitos, más bien aprovechen este tiempo y busquen el don de la paz y del amor para su vida, a fin de que se conviertan en testigos para los demás. Los bendigo con mi bendición maternal. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de agosto de 2008

«Queridos hijos, también hoy los invito a la conversión personal. Sean ustedes quienes se conviertan y con su vida den testimonio: amen, perdonen y lleven la alegría del Resucitado a este mundo en el que mi Hijo murió y en el que la gente no siente la necesidad de buscarlo ni de descubrirlo en su vida. Adórenlo y que vuestra esperanza sea la esperanza de aquellos corazones que no tienen a Jesús. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

 

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de julio de 2008

«Queridos hijos, en este tiempo en el que piensan en el descanso del cuerpo, los invito a la conversión. Oren y trabajen para que su corazón anhele a Dios Creador, quien es el verdadero reposo de su alma y de su cuerpo. Que Él les revele su Rostro y les dé su paz. Estoy con ustedes e intercedo ante Dios por cada uno de ustedes. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

 

 

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de junio de 2008, 27mo Aniversario

«Queridos hijos, también hoy con gran alegría en mi Corazón, los invito a seguirme y a escuchar mis mensajes. Sean portadores alegres de paz y de amor en este mundo sin paz. Estoy con ustedes y los bendigo a todos con mi Hijo Jesús, el Rey de la Paz. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de mayo de 2008

«Queridos hijos, en este tiempo de gracia, en que Dios me ha permitido estar con ustedes, de nuevo los invito, hijos míos, a la conversión. Trabajen por la salvación del mundo, especialmente mientras estoy con ustedes. Dios es misericordioso y concede gracias especiales, y por eso pídanlas por medio de la oración. Yo estoy con ustedes y no los dejo solos. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de abril de 2008

«Queridos hijos, también hoy los invito a todos a crecer en el amor de Dios como una flor que siente los rayos cálidos de la primavera. Así, también ustedes, hijos míos, crezcan en el amor de Dios y llévenlo a todos los que están lejos de Dios. Busquen la voluntad de Dios y hagan el bien a los que Dios les ha puesto en su camino; y sean luz y alegría. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

 

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de marzo de 2008

«Queridos hijos, los invito a trabajar en su conversión personal. Están aún lejos del encuentro con Dios en su corazón. Por eso, pasen el mayor tiempo posible en oración y adoración a Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar, para que Él los cambie y ponga en sus corazones una fe viva y el deseo de la vida eterna. Todo pasa, hijitos, solo Dios permanece. Estoy con ustedes y los aliento con amor. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de febrero de 2008

«Queridos hijos, en este tiempo de gracia, los invito de nuevo a la oración y a la renuncia. Que su día esté hilvanado de pequeñas y fervientes oraciones por todos los que no han conocido el amor de Dios. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»

Mensaje de la Virgen María Reina de la Paz del 25 de enero de 2008

«Queridos hijos, con el tiempo cuaresmal, ustedes se acercan a un tiempo de gracia. Su corazón es como una tierra labrada que se prepara para recibir el fruto que germinará en bien. Ustedes, hijitos, son libres de elegir el bien o el mal. Por eso los invito: oren y ayunen, siembren alegría, y en sus corazones el fruto de la alegría crecerá para su bien; otros lo verán y lo recibirán a través de su vida. Renuncien al pecado y elijan la vida eterna. Yo estoy con ustedes e intercedo por ustedes ante mi Hijo. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!»