Mensaje del 2 de enero de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, para poder ser mis apóstoles y ayudar a todos los que están en la oscuridad, a que conozcan la luz del amor de Mi Hijo, deben tener el corazón puro y humilde. No pueden ayudar a que Mi Hijo nazca y reine en los corazones de los que no lo conocen, si Él no reina -si no es Rey- en su corazón. Yo estoy con ustedes. Como Madre camino con ustedes. Llamo a sus corazones. Sus corazones no pueden abrirse porque no son humildes. Yo oro, pero también oren ustedes, amados hijos míos, para que puedan abrir a Mi Hijo sus corazones puros y humildes, y recibir los dones que les ha prometido. Entonces serán guiados por el amor y la fuerza de Mi Hijo. Entonces serán mis apóstoles, que difunden por todas partes los frutos del amor de Dios. Mi Hijo obrará desde ustedes y por medio de ustedes, porque serán uno con Él. Esto es lo que anhela Mi Corazón materno: la unión de todos mis hijos en Mi Hijo. Con gran amor bendigo y oro por los elegidos de Mi Hijo, por sus pastores. ¡Les doy las gracias!» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de febrero de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, con amor materno, quiero enseñarles la sinceridad, porque deseo que en su obrar, como apóstoles míos, sean correctos, decididos y sobre todo sinceros. Deseo que, con la gracia de Dios, estén abiertos a la bendición. Deseo que, con el ayuno y la oración, obtengan del Padre Celestial el conocimiento de lo que es natural, santo y divino. Llenos de conocimiento -y bajo la protección de mi Hijo y de la mía-, serán mis apóstoles que sabrán difundir la Palabra de Dios a los que no la conocen, y sabrán superar los obstáculos que encontrarán en el camino. Hijos míos, por medio de la bendición, la gracia de Dios descenderá sobre ustedes y podrán conservarla mediante el ayuno, la oración, la purificación y la reconciliación. Tendrán así la eficacia que pido de ustedes. Oren por sus pastores para que el rayo de la gracia de Dios ilumine sus caminos. ¡Les agradezco!» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de marzo de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, vengo a ustedes como Madre y deseo que en mí, como Madre, encuentren refugio, consuelo y descanso. Por eso, hijos míos, apóstoles de mi amor, oren. Oren con humilde devoción, obediencia y plena confianza en el Padre Celestial. Tengan confianza como la tuve yo, cuando me dijeron que iba a traer la Bendición de la Promesa. Que de su corazón a sus labios llegue siempre un: «¡Hágase Tu voluntad!» Por eso, tengan confianza y oren, para que pueda interceder por ustedes ante el Señor, a fin de que Él les dé la Bendición celestial y los llene del Espíritu Santo. Entonces podrán ayudar a todos los que no conocen al Señor; ustedes, apóstoles de mi amor, los ayudarán a que, con plena confianza, puedan llamarlo «Padre». Oren por sus pastores y confíen en sus manos benditas. ¡Les doy las gracias!» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de abril de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, con amor materno deseo ayudarlos para que su vida de oración y penitencia sea un sincero intento de acercamiento a mi Hijo y a Su luz divina, para que sepan cómo apartarse del pecado. Cada oración, cada Misa y cada ayuno, son un intento de acercamiento a mi Hijo, un recordatorio de Su gloria y un refugio del pecado, son el camino hacia una renovada unión del buen Padre con sus hijos. Por eso, queridos hijos míos, con los corazones abiertos y colmados de amor, invoquen el Nombre del Padre Celestial para que los ilumine con el Espíritu Santo. Por medio del Espíritu Santo se convertirán en fuente del amor de Dios. De esa fuente beberán todos los que no conocen a mi Hijo, todos los que tienen sed del amor y de la paz de mi Hijo. ¡Les doy las gracias! Oren por sus pastores. Yo oro por ellos y deseo que ellos sientan siempre la bendición de mis manos maternales y el apoyo de mi Corazón materno.» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de mayo de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, Yo, su Madre, estoy con ustedes por su bien, por sus necesidades y para su conocimiento personal.  El Padre Celestial les ha dado la libertad de decidir por sí solos y de conocer por sí solos. Yo deseo ayudarlos. Deseo ser su Madre, Maestra de la Verdad, para que, con la simplicidad de un corazón abierto, conozcan la inconmensurable pureza y la luz que de ella proviene y disipa las tinieblas, la luz que trae esperanza.  Yo, hijos míos, comprendo sus dolores y sufrimientos. ¿Quién mejor que una Madre los podría comprender?  ¿Y ustedes, hijos míos…?  Es pequeño el número de quienes me comprenden y me siguen. Sin embargo, es grande el número de los extraviados, de quienes aún no han conocido la verdad en mi Hijo.  Por lo tanto, apóstoles míos, oren y actúen. Lleven la luz y no pierdan la esperanza. Yo estoy con ustedes. De manera particular, estoy con sus pastores: con Corazón materno los amo y los protejo, porque ellos los conducen al paraíso que Mi Hijo les ha prometido. ¡Les doy las gracias!» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de junio de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, los invito a todos y los acepto como hijos míos. Oro para que ustedes me acepten y me amen como Madre. A todos los he unido en mi Corazón, he descendido entre ustedes y los bendigo. Sé que de mí ustedes desean consuelo y esperanza, porque los amo e intercedo por ustedes. Les pido que se unan conmigo en mi Hijo y que sean mis apóstoles. Para que puedan hacerlo, los invito de nuevo a amar. No hay amor sin oración, no hay oración sin perdón, porque el amor es oración­, el perdón es amor. Hijos míos, Dios los ha creado para amar, amen para poder perdonar. Cada oración que proviene del amor los une a mi Hijo y al Espíritu Santo, y el Espíritu Santo los ilumina y los hace apóstoles míos, apóstoles que, todo lo que harán, lo harán en el Nombre del Señor; orarán con obras y no solo con palabras, porque aman a mi Hijo y comprenden el camino de la verdad que conduce a la vida eterna. Oren por sus pastores, para que puedan siempre guiarlos con un corazón puro por el camino de la verdad y del amor, por el camino de mi Hijo. ¡Les doy las gracias!» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de julio de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, yo, Madre de ustedes aquí reunidos y Madre del mundo entero, los bendigo con la bendición maternal y los invito a emprender el camino de la humildad. Ese camino conduce al conocimiento del amor de mi Hijo. Mi Hijo es omnipotente. Él está en todo. Si ustedes, hijos míos, no comprenden esto entonces en su alma reina la tiniebla, la ceguera. Solamente la humildad puede curarlos. Hijos míos, yo siempre he vivido humilde y valerosamente, y en la esperanza. Yo sabía, y había comprendido que Dios está en nosotros y nosotros en Él. Eso mismo pido de ustedes. Deseo que todos ustedes estén conmigo en la eternidad, porque ustedes son parte de mí. En su camino, yo los ayudaré. Mi amor los envolverá como un manto y hará de ustedes apóstoles de mi luz, de la luz de Dios. Con el amor que proviene de la humildad, llevarán la luz donde reina la tiniebla, la ceguera. Llevarán a mi Hijo, que es la luz del mundo. Yo estoy siempre con sus pastores, y oro para que siempre sean ejemplo de humildad para ustedes. ¡Les doy las gracias!» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de agosto de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, la razón por la cual estoy con ustedes, mi misión, es ayudarlos a que venza el Bien, aunque esto ahora a ustedes no les parezca posible. Sé que muchas cosas no las comprenden, como tampoco yo comprendía todo lo que mi Hijo me enseñaba mientras crecía junto a mí. Sin embargo, yo le creía y lo seguía. Esto mismo les pido a ustedes: créanme y síganme. Pero, hijos míos, seguirme significa amar a mi Hijo por encima de todo, amarlo en cada persona sin distinción. Para lograrlo, los invito nuevamente a la renuncia, a la oración y al ayuno. Los invito a que la vida de su alma sea la Eucaristía. Los invito a ser mis apóstoles de luz, aquellos que difundirán en el mundo el amor y la misericordia. Hijos míos, la vida de ustedes es solo un abrir y cerrar de ojos en comparación con la vida eterna. Y cuando lleguen ante mi Hijo, Él verá en sus corazones cuánto amor han tenido. Para que puedan difundir debidamente el amor, le pido a mi Hijo que, a través del amor, les conceda la unión por medio de Él, la unión entre ustedes, la unión entre ustedes y sus pastores. Mi Hijo se da a ustedes siempre y nuevamente a través de ellos y renueva vuestra alma. No olviden esto. ¡Les doy las gracias!» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de septiembre de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, yo, su Madre, nuevamente vengo entre ustedes desde el amor que no tiene fin, desde el amor infinito del infinito Padre Celestial. Y, mientras miro en sus corazones, veo que muchos de ustedes me han aceptado como Madre y, con un corazón sincero y puro, desean ser mis apóstoles. Pero soy Madre también de ustedes, los que no me aceptan y que, en la dureza de su corazón, no desean conocer el amor de mi Hijo. ¡No saben cuánto sufre mi Corazón y cuánto oro a mi Hijo por ustedes! Le pido que sane sus almas, porque Él puede hacerlo. Le pido que los ilumine con un milagro del Espíritu Santo para que dejen de traicionarlo, blasfemar contra Él y herirlo siempre de nuevo. Oro con todo el corazón para que comprendan que solo mi Hijo es la salvación y la luz del mundo. Y ustedes, hijos míos, apóstoles míos queridos, lleven siempre a mi Hijo en el corazón y en los pensamientos. Así deben de llevar el amor. Todos los que no lo conocen lo reconocerán en el amor de ustedes. Yo estoy siempre junto a ustedes, de manera especial estoy junto a sus pastores, porque mi Hijo los ha llamado para conducirlos por el camino a la eternidad. ¡Les doy las gracias, apóstoles míos, por su sacrificio y amor!» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de octubre de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, con amor materno les ruego: ámense los unos a los otros. Que en sus corazones -como mi Hijo lo ha querido desde el principio-, esté siempre, en el primer lugar, el amor hacia el Padre Celestial y hacia el prójimo; por encima de todo lo terrenal. Queridos hijos míos, ¿no reconocen los signos de los tiempos?¿no reconocen que todo lo que está en torno a ustedes -todo lo que está ocurriendo-, es porque no hay amor? Comprendan que la salvación está en los verdaderos valores. Acepten el poder del Padre Celestial, ámenlo y hónrenlo. Caminen tras las huellas de mi Hijo. Ustedes, hijos míos, apóstoles míos queridos, ustedes se reúnen siempre de nuevo en torno a mí, porque tienen sed. Están sedientos de paz, de amor y de felicidad. Beban de mis manos. Mis manos les ofrecen a mi Hijo, que es manantial de agua pura. Él reavivará su fe y purificará sus corazones, porque mi Hijo ama a los corazones puros y los corazones puros aman a mi Hijo. Solo los corazones puros son humildes y poseen una fe firme. Corazones así les pido yo, hijos míos. Mi Hijo me dijo que yo soy la Madre de todo el mundo. A ustedes, que me aceptan como tal, les pido que me ayuden con su vida, oración y sacrificio, para que todos mis hijos me acepten como Madre, y pueda así conducirlos al manantial de agua pura. ¡Les doy las gracias! Queridos hijos míos, mientras sus pastores les ofrecen el Cuerpo de mi Hijo con sus manos bendecidas, den siempre gracias en sus corazones a mi Hijo por Su Sacrificio y por los pastores que les da siempre de nuevo.» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de noviembre de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, estoy con ustedes con la bendición de mi Hijo, con ustedes que me aman y procuran seguirme. Deseo estar también con ustedes, los que no me aceptan. A todos les abro mi Corazón lleno de amor y los bendigo con mis manos maternas. Soy una Madre que los comprende: viví su vida y experimenté sus sufrimientos y alegrías. Ustedes, que viven el dolor, comprenden mi dolor y mi sufrimiento por aquellos hijos míos que no permiten que la luz de mi Hijo los ilumine, por aquellos hijos míos que viven en las tinieblas. Por eso los necesito a ustedes, a ustedes que han sido iluminados por la luz y que han comprendido la verdad. Los invito a adorar a mi Hijo, para que su alma crezca y alcance una verdadera espiritualidad. Apóstoles míos, entonces podrán ayudarme. Ayudarme significa: orar por los que no han conocido el amor de mi Hijo. Al orar por ellos, ustedes le muestran a mi Hijo que lo aman y lo siguen. Mi Hijo me ha prometido que jamás vencerá el mal, porque están ustedes, almas de los justos, ustedes que intentan rezar sus oraciones con el corazón, ustedes que ofrecen sus dolores y sufrimientos a mi Hijo, ustedes que comprenden que la vida es solo un abrir y cerrar de ojos, ustedes que anhelan el Reino de los cielos. Todo eso los hace a ustedes apóstoles míos y los conduce al triunfo de mi Corazón. Por eso, hijos míos, purifiquen sus corazones y adoren a mi Hijo. ¡Les doy las gracias!» ...
Leer Más

Mensaje del 2 de diciembre de 2014 por medio de Mirjana Dragicevic

«Queridos hijos, recuerden lo que les digo: ¡el amor triunfará! Sé que muchos de ustedes están perdiendo la esperanza porque alrededor de ustedes ven sufrimiento, dolor, celos y envidia… Pero, yo soy su Madre. Estoy en el Reino, pero también aquí con ustedes. Mi Hijo me envía nuevamente para ayudarlos. Por tanto, no pierdan la esperanza, por el contrario, síganme porque el triunfo de Mi Corazón es en el Nombre de Dios. Mi amado Hijo piensa en ustedes, como siempre lo ha hecho. Crean en Él y vívanlo. Él es la Vida del mundo. Hijos míos, vivir a mi Hijo significa vivir el Evangelio. Eso no es fácil. Significa amor, perdón y sacrificio; ello purifica y abre el Reino. La oración sincera, que no son solo palabras, sino oración en la que habla el corazón, los ayudará. Asimismo, el ayuno, porque es aún más amor, perdón y sacrificio. Por eso, no pierdan la esperanza sino síganme. Nuevamente les pido orar por sus pastores: para que miren siempre a mi Hijo, que fue el primer Pastor del mundo y cuya familia fue el mundo entero. ¡Les doy las gracias!» ...
Leer Más