El 34º Festival de Jóvenes se llevará a cabo en Medjugorje del 26 al 30 de julio de 2023,

y el lema del Mladifest, así como el de todos los encuentros espirituales internacionales en Medjugorje el próximo año, está tomado del Evangelio de Mateo «¡He aquí mi madre y mis hermanos!» (Mt 12, 49). El visitador apostólico con carácter especial para la parroquia de Medjugorje, Mons. Aldo Cavalli, y el párroco de Medjugorje, fray Zvonimir Pavičić, hablaron sobre el cambio de fecha del próximo Festival de Jóvenes para Radio Mir Medjugorje.

«Todos aquellos que están familiarizados con Medjugorje y que vienen regularmente aquí, saben que el Mladifest es siempre a principios de agosto, del 1 al 6 de agosto. Sin embargo, este año el Papa puso la Jornada Mundial de la Juventud en Lisboa en esas fechas del 1 al 6 de agosto, por lo que tuvimos que mover nuestra fecha del Festival de Jóvenes, para que no fuera la misma. Por supuesto, si el Papa invita a todos los jóvenes del mundo a un solo lugar, no los invitaremos nosotros, pero nos alegraremos si pueden venir a Medjugorje y también ir a encontrarse con el Papa”, dijo fray Zvonimir Pavičić, confirmando que la nueva fecha del Festival de Jóvenes será del 26 al 30 de julio de 2023.

«El Festival se acortará un día. Lo acortamos para que nosotros como parroquia pudiéramos celebrar a nuestro santo patrono el 25 de julio en la fiesta de Santiago Apóstol, y también terminar un día antes para que los peregrinos que irán a Portugal a encontrarse con el Papa se organicen y lleguen a tiempo. Los demás retiros espirituales en la parroquia siguen sus fechas establecidas. Estas fechas cambian de año en año», dijo fray Zvonimir Pavičić.

Además del Festival de Jóvenes, en la parroquia se organizan muchos otros retiros espirituales para organizadores de peregrinaciones, para sacerdotes, para matrimonios, seminarios de ayuno, oración y silencio…

«Durante el tiempo que pasé en Medjugorje, pude ver que es un lugar de gracia, un lugar donde lo sobrenatural se encuentra con lo natural. Las personas que vienen aquí entran en esa atmósfera de gracia. Entran en este ambiente de gracia para encontrarse con Jesús, para encontrarse con la Virgen María, para orar… Es un lugar de gracia que el Señor quiso, un lugar de oración, un lugar de conversión… Las personas que vienen aquí encuentran la gracia, rezan y se confiesan para mejorar sus vidas.

Todas estos retiros y encuentros de oración se desarrollaron a lo largo del tiempo y tienen un solo objetivo. Cooperar con la gracia. Entonces, cooperar con la gracia es para ayudar a las personas a orar y convertirse a través de la confesión, con la ayuda de buenos confesores. Este es el único motivo de todas nuestras iniciativas y proyectos: cooperar con la gracia de Dios”, dijo Mons. Cavalli, quien se refirió a la gran cantidad de peregrinos que visitaron Medjugorje este año.

«Realmente conocí a muchos peregrinos. Vienen con gusto, con satisfacción, porque aquí encuentran, y todos me decían esto, paz, tranquilidad, se encuentran con el Señor y están cerca de la Virgen María. Se encuentran con la serenidad, la alegría y la paz. Todos necesitamos eso adentro. Encuentran la gracia de Dios que entra en ellos. El Señor no resuelve sus problemas, pero les da fuerza, habilidad, perseverancia e inteligencia para resolver sus dificultades. El Señor les concede el perdón, la renovación de vida, les da la esperanza de que puedan vivir bien. Saben que cuando regresen a casa se encontrarán exactamente en la misma situación que antes, pero han cambiado, han cambiado por dentro. Cambiaron su actitud y capacidad para encontrarse con el Señor y sus problemas y resolverlos”, dijo el arzobispo Cavalli y luego compartió sus impresiones del Mladifest.

“Vi el Festival, participé en él y lo admiré. Los jóvenes que participaron en el Mladifest procedían de muchos países del mundo. A nivel espiritual, vivieron una semana increíble. Durante la mañana, caminaba por los caminos que conducen a la Colina de las Apariciones y al Monte de la Cruz. Y ya a las cinco de la mañana, cientos de jóvenes estaban subiendo la Colina de las Apariciones y el Monte de la Cruz. De 9 a 12 horas todos participaron de la catequesis con testimonios y cantos. Por la tarde, de 17 a 22 o 23 horas, todos estaban presentes frente a la Eucaristía durante la adoración de la tarde y veíamos cómo su atención estaba puesta en ella, y eso en profunda oración. Fue un verdadero momento de gracia. Fue un momento de gracia en el que el Señor Jesús se encontró con más de 30.000 jóvenes que estaban allí y en silencio lo miraban. El Señor Jesús desde el Santísimo Sacramento los miró, y ellos miraron a Jesús en el Santísimo SacramentoFue una conversación entre el Hijo de Dios y los jóvenes, entre los jóvenes que son hijos de Dios. Y nadie estaba cansado. Cuando el programa terminaba a las 10 o 10.30 de la noche, querían continuar. Un éxtasis espiritual entró en ellos que fue asombroso. Es ese momento de gracia, la gracia que el Señor concede, el momento en que la Santísima Virgen María acompaña a estas personas, el momento de oración y de conversión. Miles se han confesado, y la confesión en Medjugorje no significa solamente confesar los pecados. Los que se confiesan en Medjugorje, y son miles, quieren cambiar su vida desde dentro. Este es el Festival Internacional de Jóvenes: un momento de gracia, oración, conversación, catequesis, gran alegría, deleite y placer”, dijo Mons. Cavalli».

¡Aquí están mi madre y mis hermanos!» (Mt 12, 49).

“Este es el pensamiento que traen los tres evangelistas: Marcos, Lucas y Mateo. Los familiares de Jesús, junto con María, se encuentran con Jesús mientras predica y realiza milagros. Jesús habló a sus discípulos, los que le escuchaban y le decían: Tu madre y tus hermanos te buscan. Jesús, mirando a los discípulos y a todos los allí reunidos, dice: Aquí está mi madre, aquí están mis hermanos, aquí están mis parientes. El que hace la voluntad de Dios, el que escucha la palabra de Dios y la pone en práctica, ese es mi hermano y mi madre. María vivía así. Escuchó, entendió y lo puso en práctica. Asimismo, si queremos ser parte de la familia de Jesús, debemos escuchar, comprender y ponerlo en práctica”, concluyó monseñor Cavalli.

Fuente: centromedjugorje.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *